Category: Opinión

Periodismo, aquel sueño

Aquellos que me conozcan de hace años sabrán que antes de plantearme la informática en alguna de sus múltiples formas mi vocación iba inclinada al periodismo.  La idea romántica de saber qué pasaba de primera mano, ver el mundo real con mis propios ojos y, sobre todo, poder trasmitir lo que mi miope vista lograba abarcar. Os parecerá una tontería, pero aquellas ideas me llenaban de felicidad ante un futuro que apenas empezaba a abrirse ante mis ojos; sin embargo, el importante auge de la prensa rosa y algunos (¿malos?) consejos que recibí me hicieron plantearme mi sueño muy seriamente. ¿De verdad sería capaz de concretar todo aquello que el periodismo podría ofrecerme o me tendría que degradar a, micrófono en mano, perseguir al Pajares y al Pantojo? Finalmente, decidí inclinarme hacia la informática, el frío de las máquinas en contraste al calor de la gente. Si mi decisión fue o no la correcta nunca lo sabré.

Con los años, fue in crescendo mi afición por la información, y la posibilidad de consumir periódicos de forma digital, estar casi al instante informado de cada suceso del mundo me llenaban de satisfacción. A medida que leía informaciones de distintos diarios sobre la misma noticia, analizaba portadas [costumbre que adquirí gracias al extinto programa Caiga quien Caiga], veía cosas que en ciertos diarios se reflejaban y en otros no… ¿Por qué estas diferencias? ¿Por qué los héroes de un diario son los villanos del vecino? ¿Por qué La Razón ensalza unas medidas mientras Público las echa por tierra?

Nuevamente, los años dan experiencia. Nuestro sistema educativo, experto en sacarse de la manga asignaturas chorras para rellenar el cupo de horas, me brindó una asignatura hecha a mi medida: Medios de comunicación, asignatura que, en principio, estaba destinada sólo a estudiantes de letras, pero que ciertos ajustes en mi centro permitió a los niños de biológicas [like el menda] acceder a ella. Mi profesor de literatura, del cual ya hablé en otro post, era el encargado, y dejando de lado la mayor o menor utilidad de la asignatura, me permitió debatir de forma inteligente y natural con una persona cuya mentalidad me sorprendió de sobremanera: no podría inclinarla hacia la izquierda o la derecha, pero sí era una persona crítica que me dejó una frase que muchos asentirán: “Quien diga que lo de las dos Españas ya se ha acabado es que no tiene ni puta idea del país en el que vivimos“. Cuanta razón, don Antonio, cuanta razón…

Los grupos de comunicación, grupos de presión, fundaciones, sindicatos… Cada uno ha aportado un granito de arena a que el periodismo apeste. Ojo, en ningún momento critico a los que en alguna realidad alternativa podrían haber sido mis compañeros de profesión, pero la labor periodística en nuestro país es pésima. Ahora mismo está de moda el “despido” [cada uno que lo vea como quiera] de Ana Pastor, una periodista de Televisión Española conocida por sus preguntas directas, a veces hirientes y sin vaselina, todo por no bailar al son que le han dictado desde la cúpula, consistente en betún, un cepillo y un “¿limpio?” constante en la boca.

¿Por qué es tan difícil encontrar un medio en España que informe de lo que sucede, que señale con el dedo las injusticias sin querer barrer hacia su terreno político [que, normalmente, suele ser el que en ese momento les hayan dado las subvenciones o las licencias de cualquier cosa]? Señor, sólo quiero saber qué coño pasa en Madrid, a 521 km de mi casa, donde se decide mi futuro [o ausencia de él], ¿por qué nadie habla claro? No quiero insultar a ningún medio, ya que todos merecen el máximo respeto que siempre he guardado al periodismo, pero manipular una información para intereses personales/políticos/deportivos puede ser muy peligroso, riesgo que muchos informadores no son capaces de reconocer.

El periodismo antes molaba. Ahora en ocasiones pienso que hice lo mejor en no meterme en una trampa en la que habría acabado prostituyendo mis principios… pero en otras pienso, ¿podría haber sido yo el motor del cambio?

De la tierra

Hace tiempo leí en una viñeta de El Jueves una frase que es una verdad como un templo: “Para nosotros, lo nuestro es siempre mejor que lo de los demás“. Lo ilustraban con el fútbol y las competiciones entre selecciones, pero diariamente tenemos pruebas de esto.

Os daré una muestra: recientemente, hará unas dos semanas, se pasó por la tienda un comercial de una empresa nueva de Sevilla dedicada a juegos de entretenimiento, Daqora, que vino a presentarnos un nuevo juego de cartas, Épica. Lejos del spam gratuito para darle algo de bombo en Google, el juego en sí está bastante bien; nos presentaron la mecánica en plan Magic, y nos dieron una idea para que la gente, en teoría, nos lo quitara de las manos: son autores españoles y es un producto sevillano.

Personalmente me parece muy bien que el producto haya nacido en mi ciudad natal y que los autores sean patrios, no hay que irse muy lejos para encontrar gente con gran talento, pero para vender explotemos las cualidades técnicas y lúdicas del producto [las ilustraciones son muy buenas, y el modo de juego, aunque algo complejo a primera vista, no lo es tanto], no el “es que es de Sevilla“, porque si no ni Jesucristo lo compra.

No me quiero explayar mucho con este post porque no me voy a quejar de este juego, sino del uso del instinto patrio. Y como muestra un botón: desde hace un par de años aproximadamente [no recuerdo exactamente, lo siento], la editorial Glénat edita la “Línea Gaijin“, manga dibujado por autores españoles. No sé, la gente se volvió loca de un día para otro con estos comics [sobre todo cuando iban los autores a firmar, pero ese es otro tema], promocionándolos y dándoles bombo por el hecho de ser españoles. Yo no he leido ninguno, aunque tengo ganas de echarle un ojo a un par de tomos, así que no puedo discutir si son más o menos buenos, pero no sé… creo que un comic puede tener muchas virtudes y características que explotar que la nacionalidad de su autor, ¿no os parece?

En fin, no me estiro más. Me gustaría que me comentarais qué os parece el uso de argumento “es de la tierra” para vender un producto independientemente de su calidad. Antes de nada: el cine español no cuenta en esta encuesta, ya todos sabemos lo que nuestros impuestos… digoooo, nuestros cineastas nos traen a las pantallas de cine.

El opio del pueblo

Siglo XIX, Alemania. Un simpático y barbudo bávaro presentó una serie de ideas revolucionarias en su momento y sin las cuales seguramente no podríamos entender nuestra historia más reciente, el comunismo moderno, una alternativa al capitalismo que tan ricos hacía a unos y tan pobres a otros. Una de sus teorías establecía que la Iglesia sólo era “el opio del pueblo“, una serie de dogmas y creencias que nos mantenían “alienados” mientras nuestros bisabuelos iban a las fábricas a trabajar sin protestar, cobrando una miseria y arriesgándose cada día a morir.

Hoy en día, si el señor Marx levantara la cabeza seguramente la volvería a hundir del susto. Efectivamente, para gran parte de la población el Iglesia ya no es ese “opio” que nos tenía “alienados” [como hoy diríamos, amamonaos], nos hemos librado de su “tiranía“… sólo para caer en más y más drogas que nos tienen en el mismo estado. Somos unos multitoxicómanos en potencia.

Recientemente se podía leer en los periódicos que se iban a despejar las calles de Barcelona de los llamados “indignados” para hacer limpieza y dejar la plaza libre para que los aficionados al FC Barcelona, club al cual felicito por su recientemente obtenida Copa de Europa, pudieran celebrar a gusto su nuevo título. El problema llegó cuando los “indignados“, con dos cojones, dijeron que no se quitaban, que se quedaban quietecitos sin armar escándalo: el señor alcalde de Barcelona decidió coger a los Mossos d´Esquadra [perdón a todos los catalanoparlantes si no lo he escrito bien, necesito clases…] y, en plan bulldozer, retirar a todos los acampados. Sí, fue una imagen muy bonita ver a un Mosso partiéndole la nariz a un manifestante indefenso en el suelo, o incluso atacando con la porra a uno en silla de ruedas [cosa perfectamente justificada, no sea que llamando a Kit la Silla Fantástica le atropelle y le mande por los aires]. ¿Tan importante es el fútbol para este alcalde, o era una excusa para que el populacho se calmase una noche a ver si se les pasaba el mosqueo?

Echando la vista atrás y discutiendo este mismo tema con amigos míos y clientes de esa tienda que tanto frecuento y cuya opinión compartimos, todo tiene un origen: Internet. No porque los activistas de este movimiento se hayan organizado por Internet, qué va… Hablo de cuando las primeras voces populares se levantaron, a raiz de la llamada “Ley Sinde“. Por triste que parezca, ver cada semana Cómo conocí a vuestra madre ha tenido el poder de movilización popular que no tiene una crisis, tócate los cojones.

Read more »

Cine per totes: El último exorcismo y El sicario de Dios

Ir al cine no es algo que todo el mundo se pueda permitir, ya que los precios no son precisamente asequibles; sin embargo, un día es un día, y de vez en cuando te puedes dar el lujo de ir una vez en semana no, sino hasta dos veces… eso sí, a costa de no volver en una temporada xD. Las dos películas que tuve el “gusto” de ver esta semana pasada fueron “El último exorcismo” y “El sicario de Dios“. Las comentaré aparte, porque son para echarles de comer aparte a cada una:

La primera “película” que vi, el Viernes, fue “El último exorcismo“. Se eligió esta película debido a que “El sicario de Dios” lo vio una de las parejas que íbamos [éramos 4 en total] y “Thor” la vimos mi novia y yo a mediados de mes, así que no pensábamos repetir película. Tras una larga discusión en la que los hombres llegamos a proponer “Piratas del Caribe 4“, finalmente optamos por esta “película“, que era la que le gustaba a las niñas [sí, claramente les echo la culpa a ellas de haber entrado ahí] y que menos discusión iba a crear. Y hablo siempre de “película” porque no hay palabra que defina correctamente ese MALDITO Y JODIDO BODRIO DE LOS COJONES. Diría que con esta definición me quedo corto, pero sé que hay menores de edad leyendo estas líneas y tengo que ser sobrio y cometido… pero joder, es imposible hacer una cosa peor que este maldito trozo de bazofia cinematográfica.

El argumento nos cuenta la historia de Connor, un párroco-showman de una iglesia de un pequeño pueblo de Estados Unidos. Le educaron desde joven para dar sermones al más puro estilo iglesia gospel, dando espectáculo y usando su carisma para atraer al público. A partir de cierto incidente traumático se da cuenta de falta de fé, y decide dejar la profesión; sin embargo, como colofón final a su carrera, desea desenmascarar a los “exorcistas” de la Iglesia [el padre de Connor también fue “exorcista“] mediante un documental, que es la película que estamos viendo. Acompañado de la reportera Iris y su cámara Louis, Connor acudirá a una granja perdida de la mano de Dios a realizarle un exorcismo a una muchacha cuyo padre pide su ayuda. Cuando llegan a la granja, las cosas son cada vez más raras y nada es lo que parece…

Y hasta aquí contaré. Si queréis ver la película allá vosotros, pero os recomiendo no gastaros ni un duro en verla. Podría analizar el metraje, la fotografía, el ritmo de la acción, la caracterización de los personajes… ¡pero es que todo en esta cinta es una maldita mierda!. Desde el principio hasta el final es un auténtico despropósito, con algunas partes en las que puedes reirte de las payasadas de Connor, pero nada más. El comentario general de la sala al salir por la puerta fue un “vaya mierda, que me devuelvan mi dinero“, y es que la película no tiene pies ni cabeza; veréis, entiendo que quieran crear un cierto dilema a lo largo de la película, hacer dudar entre si lo que estamos viendo es real o no, es un interesante recurso narrativo… pero por favor, al menos en el final intentad explicar algo, que los tres últimos minutos de la “película” es un ejemplo de cómo NO debe terminar un largometraje.

Vamos, la típica película que sólo querréis ver con los colegas con una buena jarra de “bebida espirituosa” a mano [porque si no no tendréis alma de tragaros esto].

La película del Sábado fue “El sicario de Dios“, película que vi a solas con mi señora. Esto sí es una película.

La historia nos pone en la piel de Ivan Isaacs, un “Sacerdote” que participó en las Guerras Vampíricas. Los “Sacerdotes” eran guerreros con poderes sobrenaturales capaces de luchar contra los vampiros, criaturas monstruosas que poco tienen que ver con el aristocrático Drácula que nos presentaba Bram Stoker, y que estaban diezmando a la población de humanos del mundo. Ivan recibe un mensaje de que su hermano fue atacado en su casa del desierto, muriendo la mujer de éste y siendo su hija secuestrada; Hicks, el mensajero, sheriff de un poblado cercano, se unirá al “Sacerdote” para rescatar a la chica antes de que sea tarde. Por el camino, veremos un mundo parcialmente dominado por la Iglesia que se opone a que el “Sacerdote” vuelva a la actividad y unos vampiros más listos de lo que los humanos pensaban…

Esta película está basada en el cómic Priest, una obra del coreano Hyung Min-woo que actualmente publica Norma Editorial. Si bien no es una adaptación del cómic original, sí nos ofrece una ambientación similar [al menos con lo poco que he leido], y una historia que promete continuación… o continuaciones a juicio del final de la película.

Lo primero que me llamó la atención fue el ambiente de Unión Soviética estalinista de Ciudad Catedral, el primer escenario que nos ofrece la película, una ciudad oscura llena de consignas y con un ambiente triste y desolado; sin duda, si la URSS hubiera sido católica nos encontraríamos esto [o si nos gobernaran ciertos partidos promocionados por ciertos medios de comunicación]. Los demás escenarios son desiertos, bunkers y tierras desoladas por los vampiros, propios de cualquier escena post-apocalíptica. El mejor escenario para irse de copas con los amigos.

No he entrado especialmente en detalles en las películas, ya que no quiero destriparoslas, una para que la veais y otra para ahorraros morir de un ataque de caspa. Si queréis entrar en alguna discusión, podemos hacerlo a través de comentarios en este mismo post.

Disfrutad, sed felices e id al cine a ver las películas que merezcan la pena, sólo si vais en buena compañía y tenéis algún plan alternativo [quién me ha visto y quién me ve…].

Historias para no dormir: el suicidio de Calamardo

Visitando el Tuenti de una amiga, @iMiamca, Mimi para los amigüitos, comentaba que llevaba unos días sin dormir bien a raíz de una historia que leyó una o dos noches antes, “El Suicidio de Calamardo“. Al principio hice las consabidas bromas, pensando que no era para tanto, pero después de un par de días aun con la historia decidí leerla igual que hice con el relato de Blindmaiden.

Igual que el relato anteriormente citado, no soy creyente de este tipo de leyendas e historias, si bien es verdad que al leerla me ha dejado el cuerpo bastante cortado y he entendido por qué la pobre Mimi se ha quedado impresionada. Curiosamente las películas de terror me aburren soberanamente, pero este tipo de relatos, al ser un tanto más imprevisibles y no recurrir al susto fácil, consiguen esa sensación que en videojuegos sólo consigue provocarte la saga Silent Hill, un miedo que sabes que no tiene por qué estar ahí, pero lo está.

Os dejo el relato tal y como lo leí en Taringa. Aviso, no he visto el vídeo del final, así que no puedo deciros qué hay en él. Otro día os pondré un relato que también he leido hoy, pero reconozco que éste es el que más merece la pena poner.

Read more »

Confesiones de unos ciudadanos descontentos

Cuando comencé este blog lo primero que dije fue “lo quiero llevar adelante como un ejercicio de constancia“. Al final, después de dos meses y pico sin escribir una línea, habréis comprobado que tengo la constancia de una almeja.

Sin embargo, previo a un viaje que tengo pendiente a Málaga [II Salón del Cómic y Manga Asokinawa concretamente], estando en el trabajo mi madre me mandó un correo. Normalmente suelen ser recados en plan “compra-no-sé-qué-antes-de-volver-a-casa” y demás, pero no, hoy me mandó un correo que, cadena o no, a mí y a cualquiera nos haría pensar.

He aquí el texto íntegro:

Me llega este escrito y me ‘invitan‘ a que NO LO PARE.

NO LO HARE ya que, casi todo lo que dice, es para tenerlo en cuenta.

EL GOBIERNO: Ha bajado el sueldo a los funcionarios, suprimido el cheque-bebé, congelado las pensiones y reducido la ayuda al desempleo, (PARO), para afrontar la crisis que han generado los bancos los políticos y los especuladores bursátiles.

Nos gustaría transmitirle al Gobierno lo siguiente:

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

DIJO la Vicepresidente del gobierno “que es indecente que mientras la inflación es -1% y, tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años”.

Nos gustaría transmitirle a esta “Sra. Vicepresidente” y a todos los políticos, lo que consideramos indecente :

  • INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.
  • INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.
  • INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).
  • INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.
  • INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.
  • INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores, (léase amigotes), con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.
  • INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.
  • INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).
  • INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.
  • INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se lo bajen.
  • INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.
  • INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.
  • Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que lo regula.

¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Ja.

Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos

ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO, está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

(Y para que este mail no se convierta en un spam, por favor, borra la dirección de quien te lo envió y escribe las direcciones de las personas a las que se los envíes en CCO.)

DONDE ESTAN LOS ESPAÑOLES?

QUE LEVANTAN MASAS PARA EL FUTBOL

Y NO PARA DEFENDER NUESTROS DERECHOS.

No quiero hacer apología de ningún partido político, ya que personalmente a mí todos me parecen lo mismo, unos CHORIZOS [cualquiera que haya cruzado dos palabras conmigo sabrá lo que opino en este tema], pero sí quiero quejarme. Quejarme porque mis padres, funcionarios de educación los dos, son las cabezas de turco de la administración central, que buscan “austeridad” a base de recortes de salario. Sí, no negaré que ellos están en una posición ciertamente privilegiada a nivel salarial, pero también se lo ganan ya que el desgaste físico [y sobre todo psicológico] que produce la enseñanza secundaria en estos últimos años es más que evidente.

Por eso os pido dos cosas desde estas humildes líneas:

  • Haced caso a lo que reza cierta canción del madrileño grupo “Ska-p“: “cuando pasen cuatro años, y lleguen las elecciones, va a votar SU PUTA MADRE“. Siempre la pongo de ejemplo, pero nunca una frase ha resumido tanto en tan poco.
  • No aplaudáis que los funcionarios pierdan sueldo para “ahorrar costes”, ni comparéis a los funcionarios de las administraciones, que son los auténticos parásitos enchufadillos o “funcionarios Forges“, con los trabajadores de los servicios públicos como los médicos, profesores… que son los que de verdad están pagando el pato sin merecerlos. Recordad que lo s

En fin, cuando vuelva de Málaga prometo traer ideas para nuevos posts, y no me limitaré a dar palos a la “Ley Hitler“… digooooo, “Ley Sinde“, que no me faltan ganas por otro lado…

Todos juntos ganaremos, madre. Todos juntos.

El abrazo de Morfeo

Dormir, uno de los actos más naturales de todas las criaturas vivas [entiendo “dormir” como el acto de entrar en letargo para que las funciones vitales del cuerpo reposen], aunque es muy infravalorado.

Desde siempre, dormir era un acto respetado y bello, demostración de un alto estatus social, pues aquel que podía dormir más es porque podía permitírselo. De ahí apareció la española costumbre de la siesta, un sueñecito que te echas a media tarde para reposar un poco después de comer y emprender la tarde con energía; los beneficios, de hecho, son tales que empresas japonesas han habilitado espacios donde sus trabajadores puedan echarse una siesta, y se ha demostrado que los trabajadores que duermen entre 30 y 45 minutos a mitad de la jornada luego rinden mucho más al despertarse. Fijaos, tan importante era que los griegos le dieron su propia divinidad, Morfeo, dios de los sueños, nieto de Nix [la noche], hijo de Hipnos [dios principal del sueño] y Pasítea, que a su vez tuvieron 999 hijos más, los “Oniros“, personificaciones del sueño.

Sin embargo, el mundo moderno ha cambiado hasta las cosas más tradicionales: la siesta es un lujo que pocos se pueden permitir [lo normal es dormir un rato entre las 4 y las 6 de la tarde una hora por ahí, y en esas yo estoy en mi trabajo hincando el callo T__T], y dormir se ha convertido en una actividad mal vista, en la que la persona que más duerme es un vago que no produce nada.

A mí que no me toquen las narices: sí, estar hasta las 4 o 5 de la mañana trabajando es síntoma de que te tomas las cosas en serio y tal, ¿pero a costa de qué? Cada vez es más frecuente ver gente con ojeras, la salud de los ciudadanos se resiente, la calidad de vida disminuye… ¿Tan malo es dormir? ¿Por qué el descanso está tan infravalorado? Habitualmente duermo 6 horas diarias, de 2 de la mañana a 8 que me levanto [y lo confieso, la mayoría del tiempo se me va con la DS, que me suelo echar una partida a algo rápido un ratito].

El sueño, además de una actividad reparadora, y hasta placentera, puede ser un reflejo de nosotros mismos. El campo de la psicología está especialmente interesado en el sueño, pues es cuando el subconsciente del individuo aflora, revelando aspectos de su personalidad sorprendentes; igualmente, el momento previo a dormir también lo es, manifestándola a través de las “manías“, esas conductas excéntricas que tenemos a veces en determinadas situaciones. Ayer pregunté en Twitter sobre costumbres y manías que tenemos antes de dormir, mientras dormimos o mientras terminamos de despertarnos. Estas son las respuestas obtenidas:

  • @oriol18 Me gusta dormir con la persiana ligeramente subida para despertarme después, y al despertarme, bajarla y seguir durmiendo.
  • @bextia manía: me despierto varias veces de noche y me gusta mirar la hora, para saber cuanto más puedo dormir
  • @Pata_Ookami Antes de dormir: hacer algo, cualquier cosa (leer, escuchar música…)… tocar los hierros de la cama (porque están fríos :S) ; Y al despertar mirar la hora,necesito saber siempre la hora que es para saber cuánto he dormido y levantarme o seguir durmiendo
  • @pixelillo manias: dormir en el lado derecho de la cama, oreja izquierda sobre la almohada 😛 y cero luz!
  • @LydiaLily sii, yo duermo siempre con el movil bajo la almohada (por si me lo roban xDD) y además me acuesto siempre con música 😉
  • @Shietza yo necesito tener el movil o un reloj cerca para cuando me despierto ver la hora y meditar si merece la pena seguir durmiendo
  • @MarybelRules manías? Dormir boca abajo, con la puerta cerrada, y las persianas levantadas. ^^
  • @ce_sevilla Cola-cao antes de dormir y Slayer para espabilarme. Soy un heavy de chupete 😛
  • @gabslicious yo me levanto SIEMPRE con el pie derecho. Es el primero que toca el suelo. Manías.
  • @Shivenis Yo si no voy al servicio y bebo agua antes de acostarme no duermo a gusto. Te vale? xD ; O beber agua y luego ir al servicio, el orden tampoco importa ._.
  • @Bambu_Cho Cuando alguien quiere despertarme x las mañanas, no basta con llamarme, es imprescindible q me enciendan la luz ; cuando era pequeña, sino me ponían la mano en la cara no me dormía, ahora soy yo la q me pongo la manita en la cara XDD
  • @laplumavoladora ¿ver la tele antes de dormir cuenta?
  • @MariaLovesTweet no puedo dormir con naaaaaada de luz, y si no puedo conseguir que el cuarto esté oscuro oscuro, duermo con antifaz! ; yyy abrazada a algo, sea una persona o una almohada!
  • @Duranial Yo meto el brazo bajo la almohada, pero me estoy quitando la manía
  • @iMiamca Para dormir me coloco como si estuviera metida dentro de un ataud 。・ω・。 manos cruzadas y todo
  • @elultimorey taparme hasta la cabeza si hace frio y no puedo ver luz.
  • @maykiyah yo jugueteo con el pelo muchísimo antes de dormir :)
  • @Eme_chan tengo una manía mientras duermo: intentar permanecer dormida 😉

Como algunos de mis seguidores de Twitter sabrán, por motivos laborales en los últimos días no he dormido apenas, y ahora mi cuerpo está pasando factura en forma de ojeras, calambres y un cansancio brutal. Os digo, niños: NO toméis ejemplo de mí, si tenéis algún trabajo que terminar acostaos pronto, levantaos temprano y seguidlo, porque estar hasta las tantorras de la madrugada sólo servirá para que lo hagáis a desgana, cansados y os equivoquéis en el último minuto.

Reivindico desde aquí: esforzáos todo lo posible en todo lo que hagáis, pero recordad dedicar tiempo a descansar cuando lo necesitéis; porque no hay nada más bello que una mujer descansada, fresca y radiante 😉

P.D: yo también tengo mis manías al dormir, no me escapo xD: casi siempre doblo la pierna derecha hasta apoyar el pie sobre la rodilla izquierda; también necesito estar enganchado a algo, en Invierno a las sábanas, y en Verano acabo a veces enganchado a la almohada, acabando con unos dolores de cuello cojonudos T___T. Ah, para relajarme antes de dormir me gusta echarme una partida rápida con la DS o la PSP, normalmente juegos de lucha o de tiros.

29-S: Huelga general vista por un currito

29 de Septiembre de 2010. CCOO y UGT, los dos grandes sindicatos españoles, han convocado para hoy una Huelga General.

El motivo de ésta, la séptima huelga general de la democracia, es la reforma laboral impulsada por el actual gobierno, en la que, entre otras cosas, abarata el despido, lo facilita a las empresas que aleguen “dificultades económicas“, penaliza todo lo que no sea contratación indefinida… vamos, un desastre para el trabajador y el ascua que necesitaban los empresarios sin escrúpulos.

En una huelga general, como su propio nombre indica, es un evento que se sigue de forma masiva, en la que el país, en teoría, debería estar paralizado. Sin embargo, hoy hay gente trabajando, como el autor de este post. Muchos pensaréis que es por no perder el día de hoy de sueldo, y es verdad, es algo que veo bastante influyente, pero no decisivo. Mi motivo para no seguir esta huelga es debido a los elementos que están alrededor de todo el berenjenal que se está liando:

  • En primer lugar, el gobierno, principal responsable de todo lo que se ha montado. Teniendo una crisis financiera a la vuelta de la esquina [que no es lo mismo que la crisis económica que sacude al mundo a día de hoy], se ha dedicado a gastar y derrochar todo lo que había el gilipolleces estilo Ministerio de Igualdad [en mi opinión, Ministerio Feminazi], compensaciones y donaciones varias a colectivos que no necesitan el dinero tanto como en otros sitios, inyectando dinero público en bancos que han especulado y perdido… En fin, yo, con mis impuestos, he pagado las cagadas de banqueros y politicuchos corruptos. Ahora, para “ayudar a fomentar el trabajo” se han sacado de la manga una “reforma laboral” [la cual han estado casi 6 años jurando que no iban a hacer] deprisa y corriendo que obedece al lema ilustrado “todo por y para el pueblo, pero sin el pueblo“. En fin, podría llenar párrafos hablando por qué escupo sobre nuestro actual ejecutivo, pero tengo bilis para más responsables de esta huelga.
  • Los segundos máximos responsables: los sindicatos. Sí, ellos han convocado la huelga… ¿ahora? ¿Es mucha casualidad que las llamas de la huelga general comenzaran a gestarse cuando tocaron los sueldos de los funcionarios, uno de los colectivos fuertes de los sindicatos? [Disclaimer: estoy encantado con que protesten por querer bajarle el sueldo a los funcionarios, ya que mis padres pertenecen a ese colectivo y eran de los primeros en salir perdiendo]. Los sindicatos me llaman a la huelga cuando ven su culo peligrar… pero nadie hizo nada cuando yo no encontraba trabajo durante muchos meses, ni protestaron cuando alcanzamos la friolera de 4 millones de parados y subiendo, llegando al 20% de población activa en edad de trabajar en paro. Claro, cuando toca negociar con el gobierno las subvenciones para financiar los sindicatos pues hay que estar callados para que Papá Estado afloje la pasta. A mí nadie me ayudó en su momento, ¿por qué debo hacerlo yo?
  • Clase política en general, porque sois todos iguales: sólo buscais vuestro interés y llenar vuestro bolsillo. Los trabajadores somos algo más que un voto al cual recurrir cuando hay elecciones, ¿sabéis?
  • Empresarios facinerosos y sin escrúpulos, que aprovecháis todos los huecos que deja la ley para cobrar subvenciones que no os merecéis, mantenéis a vuestros trabajadores por dos mierdas y luego los echáis a la calle sin ningún miramiento de forma que todo os salga baratito. Empresarios sin escrúpulos, algún día caeréis, y yo estaré abajo esperando para reirme.
  • La prensa, que ha aprovechado lo encendidos que están los ánimos y el cabreo de la gente para vender más diarios o ganar porcentajes de audiencia. Qué lástima que una profesión tan noble y digna como el periodismo haya degenerado a un estercolero en la que obedecer una línea editorial implica sacrificar la veracidad de la información y la objetividad de la misma.

Si todos los que se supone que me representan y me deberían ayudar están muy liados intentando salvar su propio trasero, ¿qué nos queda a los currantes, que somos los principales afectados? Yo he optado por la única vía posible: venir a trabajar como cada día. ¿Por qué? Simple: si no vengo a trabajar, supuestamente estoy apoyando la causa de los sindicatos, esos mismos sindicatos a los que no les he importado nunca una mierda por no estar pagando sus cuotas; y si vengo a trabajar, supuestamente estoy apoyando al gobierno en su reforma… Y sí, supuestamente, porque cuando pasen dos años y lleguen las elecciones es cuando van a ver las consecuencias de la reforma laboral, el Ley Sinde, el Ministerio Feminazi, los miles de euros gastados estúpidamente…

Total, que cada uno debe mirar por sí mismo, porque nadie te va a ayudar, así que en este caso prefiero venir a trabajar, porque por poco que sea no quiero perder el dinero que cobraría por trabajar hoy, y ni gobiernos ni sindicatos ni medios de comunicación me lo van a devolver. Lo siento, muchachos, pero a todos los arriba mencionados:

¡¡Que os den por culo!!

P.D: prometo no hacer muchos más posts sobre política, en serio, porque me enciendo y no paro… pero es que hoy era obligatorio hacerlo.

El S.e.x.o y n.o.s.o.t.r.o.s

Hoy quiero tratar un tema que normalmente se suele evitar o del que se habla con sutilezas, indirectas y evasivas. Sí, señores, voy a hablar de SEXO.

El SEXO, ese tema que a todos en algún momento nos da “corte” tratar y que nos pone a veces en situaciones incómodas. El SEXO es el tema más variable y voluble que puede tratar el ser humano, al poderse contemplar desde muchos puntos  de vista distintos: el puramente fisiológico, el biológico, cinematrográfico, romántico, animal… Porque sí, nos duela lo que nos duela, el ser humano es un animal, y por muy racionales que seamos tenemos unos instintos que nuestro cuerpo demanda satisfacer. Ayer, planteando este tema, lancé al ruedo de Twitter una cuestión. Ante la pregunta “¿El SEXO es bueno y mola o no?“, el pueblo respondió:

  • @dejandomarcas sex rocks ^^
  • @Duranial Mola, no hay más huevos XD
  • @Klarilis es bueno y mola mazo ^^
  • @Nefutari Pues claro que es bueno…
  • @Joanetto Por supuesto que es bueno y mola.
  • @elultimorey El SEXO es bueno, sano y mola. Siempre y no se llegue a esto http://bit.ly/bvrMxp #imagengif XD
  • @RBenages si alguien te dice que no, merece la pena capital

De ahí derivamos a una nueva pregunta: “Entonces, ¿por qué nos escondemos/avergonzamos/bajamos la voz al hablar de SEXO? Si es tan bueno…

  • @dejandomarcas seréis vosotros porque yo no ^^!!. VIVAN DOMINGOS Y DOMINGAS!!!!!
  • @Klarilis no deja de ser una parte privada de cada uno ^^
  • @Nefutari Simplemente por tabu social, creo yo….pero ya no lo va siendo tanto.
  • @iMiamca Nos reprimieron demasiado y durante muchos años tiempos atrás ´w` y eso tarda en curarse…
  • @RBenages Tabú social. Debido a los muchos años de represión, que ha sufrido este país. Sería una de tantas posibles respuestas.

Quizás Rocío Benages en su última respuesta ha dado con la clave de todo: hemos pasado muchos, muchísimos años reprimidos por una moral que, por alguna razón que nunca he alcanzado a entender por qué se piden determinadas cosas; claro, el día que le hemos hecho un corte de mangas a esa moral que ha satanizado todo lo SEXUAL por todos los medios durante siglos [que, por cierto, también ha resultado ser la mayor hipocresía de la historia] estamos “recuperando el tiempo perdido“, pero de forma bastante torpe.

A ver, ¿qué es eso de que “los niños vienen de París“? Está claro que no vamos a ponerles a nuestros hijos de 5 o 6 años una película porno diciendo “hijo, así se hacen los niños“, pero es hora de que entendamos de que con 10 años, o antes a veces, un niño [y por extensión una niña, no empecemos con bibianadas] sabe cómo funcionan las cosas, pero a medias. Lo que hay que hacer en esa época no es huir, sino informar; no pagarles los condones, sino explicarles para qué sirven y su importancia, y a partir de ciertas edades dejar de pensar que son tiernos e inocentes angelitos, especialmente en el caso de las niñas [sí, si yo tengo niñas seguro seré el padre más cromañón del mundo, y seguramente con mi hermana sea tres cuartos de lo mismo cuando llegue el día]. Y no sólo hablo de niños: los más creciditos tampoco lo sabemos todo, lo que nos obliga a aprender casi continuamente; no es sólo saber para enseñar, sino también para nosotros mismos, porque he escuchado cada barrabasada a ciertos adultos que me hace pensarme seriamente si no vivimos en una pequeña prolongación del siglo XIX…

Tratar el SEXO como una “guarrería” o como algo “sucio” es algo que atenta contra nuestra propia naturaleza. Tened la mente abierta y no os avergoncéis por ser, como decía Freud, animales SEXUALES, y usad esa racionalidad que nos hace únicos para darnos cuenta que no por pensar dejamos de ser animales. Y si no me creéis, pensad en las numerosas obras de arte que éste ha motivado, como la estatua que encabeza este post.

Espero que en alguna línea de este bíblico texto hayáis encontrado algo que os cultive como seres humanos. Y sí, he puesto la palabra SEXO y todos sus derivados en mayúsculas a posta, para escandalizar a la gente que pretendo que cambie su punto de vista, y de paso para saber cómo andáis de matemáticas contando cuántas veces pronuncio SEXO a lo largo de estos párrafos… que, por cierto, son ocho veces 😛

Soledad, tu solo nombre me hace compañía

Vivimos en la llamada “Era de la comunicación“: cualquier información que se produzca en el rincón más apartado del planeta llega rápidamente a nuestras casas gracias al poder de la televisión o Internet. Vivimos en una época en la que todo el mundo tiene Facebook o Tuenti, en el que hace “amigos” y se mantiene en contacto con gente de la que hace años está separa, o tiene docenas de kilómetros de por medio. Vivimos en una época en la que la llamada banda ancha nos ofrece la posibilidad de jugar con amigos, ver películas, partidos del Mundial de fútbol en directo, escuchar la radio… Sí, sin duda vivimos en una época maravillosa en la que la información es conocimiento, felicidad y progreso… O tal vez no.

Vivimos en una época tan llena de comunicación, tan social y en la que es tan importante estar comunicado, lo que casi nos ha obligado por religión a tener un teléfono móvil, a ser posible con conexión a internet, ¿dónde queda tiempo para el individuo? ¿Cuándo podemos explorarnos a nosotros mismos?

Sé que la tónica general de este blog es quejarme de lo que no me gusta y que en ocasiones puedo ser un poco coñazo, pero este post lo uso a modo de llamamiento: grito a los cuatro vientos que seais egoistas, penséis en vosotros mismos y os olvidéis de todo. Encerraos en vuestras habitaciones, sólos, tiraos en una cama o en el suelo mirando al techo, y ante todo vaciad la mente: no penséis en nada, todo a vuestro alrededor es intrascendente y secundario. A medida que os encontréis relajados, id pensando en qué habéis hecho ese día, plantead qué os alegra y qué os preocupa, cómo podéis arreglar lo que os preocupa… Todo siempre desde la más absoluta calma, tranquilidad y, sobre todo, soledad.

Estar solo no es malo, a pesar de lo que se nos haya metido en la cabeza desde que somos pequeños. Socializar es bueno, nos llena y complementa como seres humanos… pero también es verdad que de vez en cuando debemos aislarnos, pensar en nosotros mismos… El pensar en “qué dirán” nos ha hecho mucho daño, nos ha impedido ser nosotros mismos durante mucho tiempo; pues es hora de reivindicarnos a nosotros mismos.

Si el mundanal ruido no nos da la solución a nuestros problemas, buscadla en la soledad.

WordPress Themes