Posts tagged: sueño

Periodismo, aquel sueño

Aquellos que me conozcan de hace años sabrán que antes de plantearme la informática en alguna de sus múltiples formas mi vocación iba inclinada al periodismo.  La idea romántica de saber qué pasaba de primera mano, ver el mundo real con mis propios ojos y, sobre todo, poder trasmitir lo que mi miope vista lograba abarcar. Os parecerá una tontería, pero aquellas ideas me llenaban de felicidad ante un futuro que apenas empezaba a abrirse ante mis ojos; sin embargo, el importante auge de la prensa rosa y algunos (¿malos?) consejos que recibí me hicieron plantearme mi sueño muy seriamente. ¿De verdad sería capaz de concretar todo aquello que el periodismo podría ofrecerme o me tendría que degradar a, micrófono en mano, perseguir al Pajares y al Pantojo? Finalmente, decidí inclinarme hacia la informática, el frío de las máquinas en contraste al calor de la gente. Si mi decisión fue o no la correcta nunca lo sabré.

Con los años, fue in crescendo mi afición por la información, y la posibilidad de consumir periódicos de forma digital, estar casi al instante informado de cada suceso del mundo me llenaban de satisfacción. A medida que leía informaciones de distintos diarios sobre la misma noticia, analizaba portadas [costumbre que adquirí gracias al extinto programa Caiga quien Caiga], veía cosas que en ciertos diarios se reflejaban y en otros no… ¿Por qué estas diferencias? ¿Por qué los héroes de un diario son los villanos del vecino? ¿Por qué La Razón ensalza unas medidas mientras Público las echa por tierra?

Nuevamente, los años dan experiencia. Nuestro sistema educativo, experto en sacarse de la manga asignaturas chorras para rellenar el cupo de horas, me brindó una asignatura hecha a mi medida: Medios de comunicación, asignatura que, en principio, estaba destinada sólo a estudiantes de letras, pero que ciertos ajustes en mi centro permitió a los niños de biológicas [like el menda] acceder a ella. Mi profesor de literatura, del cual ya hablé en otro post, era el encargado, y dejando de lado la mayor o menor utilidad de la asignatura, me permitió debatir de forma inteligente y natural con una persona cuya mentalidad me sorprendió de sobremanera: no podría inclinarla hacia la izquierda o la derecha, pero sí era una persona crítica que me dejó una frase que muchos asentirán: “Quien diga que lo de las dos Españas ya se ha acabado es que no tiene ni puta idea del país en el que vivimos“. Cuanta razón, don Antonio, cuanta razón…

Los grupos de comunicación, grupos de presión, fundaciones, sindicatos… Cada uno ha aportado un granito de arena a que el periodismo apeste. Ojo, en ningún momento critico a los que en alguna realidad alternativa podrían haber sido mis compañeros de profesión, pero la labor periodística en nuestro país es pésima. Ahora mismo está de moda el “despido” [cada uno que lo vea como quiera] de Ana Pastor, una periodista de Televisión Española conocida por sus preguntas directas, a veces hirientes y sin vaselina, todo por no bailar al son que le han dictado desde la cúpula, consistente en betún, un cepillo y un “¿limpio?” constante en la boca.

¿Por qué es tan difícil encontrar un medio en España que informe de lo que sucede, que señale con el dedo las injusticias sin querer barrer hacia su terreno político [que, normalmente, suele ser el que en ese momento les hayan dado las subvenciones o las licencias de cualquier cosa]? Señor, sólo quiero saber qué coño pasa en Madrid, a 521 km de mi casa, donde se decide mi futuro [o ausencia de él], ¿por qué nadie habla claro? No quiero insultar a ningún medio, ya que todos merecen el máximo respeto que siempre he guardado al periodismo, pero manipular una información para intereses personales/políticos/deportivos puede ser muy peligroso, riesgo que muchos informadores no son capaces de reconocer.

El periodismo antes molaba. Ahora en ocasiones pienso que hice lo mejor en no meterme en una trampa en la que habría acabado prostituyendo mis principios… pero en otras pienso, ¿podría haber sido yo el motor del cambio?

El abrazo de Morfeo

Dormir, uno de los actos más naturales de todas las criaturas vivas [entiendo “dormir” como el acto de entrar en letargo para que las funciones vitales del cuerpo reposen], aunque es muy infravalorado.

Desde siempre, dormir era un acto respetado y bello, demostración de un alto estatus social, pues aquel que podía dormir más es porque podía permitírselo. De ahí apareció la española costumbre de la siesta, un sueñecito que te echas a media tarde para reposar un poco después de comer y emprender la tarde con energía; los beneficios, de hecho, son tales que empresas japonesas han habilitado espacios donde sus trabajadores puedan echarse una siesta, y se ha demostrado que los trabajadores que duermen entre 30 y 45 minutos a mitad de la jornada luego rinden mucho más al despertarse. Fijaos, tan importante era que los griegos le dieron su propia divinidad, Morfeo, dios de los sueños, nieto de Nix [la noche], hijo de Hipnos [dios principal del sueño] y Pasítea, que a su vez tuvieron 999 hijos más, los “Oniros“, personificaciones del sueño.

Sin embargo, el mundo moderno ha cambiado hasta las cosas más tradicionales: la siesta es un lujo que pocos se pueden permitir [lo normal es dormir un rato entre las 4 y las 6 de la tarde una hora por ahí, y en esas yo estoy en mi trabajo hincando el callo T__T], y dormir se ha convertido en una actividad mal vista, en la que la persona que más duerme es un vago que no produce nada.

A mí que no me toquen las narices: sí, estar hasta las 4 o 5 de la mañana trabajando es síntoma de que te tomas las cosas en serio y tal, ¿pero a costa de qué? Cada vez es más frecuente ver gente con ojeras, la salud de los ciudadanos se resiente, la calidad de vida disminuye… ¿Tan malo es dormir? ¿Por qué el descanso está tan infravalorado? Habitualmente duermo 6 horas diarias, de 2 de la mañana a 8 que me levanto [y lo confieso, la mayoría del tiempo se me va con la DS, que me suelo echar una partida a algo rápido un ratito].

El sueño, además de una actividad reparadora, y hasta placentera, puede ser un reflejo de nosotros mismos. El campo de la psicología está especialmente interesado en el sueño, pues es cuando el subconsciente del individuo aflora, revelando aspectos de su personalidad sorprendentes; igualmente, el momento previo a dormir también lo es, manifestándola a través de las “manías“, esas conductas excéntricas que tenemos a veces en determinadas situaciones. Ayer pregunté en Twitter sobre costumbres y manías que tenemos antes de dormir, mientras dormimos o mientras terminamos de despertarnos. Estas son las respuestas obtenidas:

  • @oriol18 Me gusta dormir con la persiana ligeramente subida para despertarme después, y al despertarme, bajarla y seguir durmiendo.
  • @bextia manía: me despierto varias veces de noche y me gusta mirar la hora, para saber cuanto más puedo dormir
  • @Pata_Ookami Antes de dormir: hacer algo, cualquier cosa (leer, escuchar música…)… tocar los hierros de la cama (porque están fríos :S) ; Y al despertar mirar la hora,necesito saber siempre la hora que es para saber cuánto he dormido y levantarme o seguir durmiendo
  • @pixelillo manias: dormir en el lado derecho de la cama, oreja izquierda sobre la almohada 😛 y cero luz!
  • @LydiaLily sii, yo duermo siempre con el movil bajo la almohada (por si me lo roban xDD) y además me acuesto siempre con música 😉
  • @Shietza yo necesito tener el movil o un reloj cerca para cuando me despierto ver la hora y meditar si merece la pena seguir durmiendo
  • @MarybelRules manías? Dormir boca abajo, con la puerta cerrada, y las persianas levantadas. ^^
  • @ce_sevilla Cola-cao antes de dormir y Slayer para espabilarme. Soy un heavy de chupete 😛
  • @gabslicious yo me levanto SIEMPRE con el pie derecho. Es el primero que toca el suelo. Manías.
  • @Shivenis Yo si no voy al servicio y bebo agua antes de acostarme no duermo a gusto. Te vale? xD ; O beber agua y luego ir al servicio, el orden tampoco importa ._.
  • @Bambu_Cho Cuando alguien quiere despertarme x las mañanas, no basta con llamarme, es imprescindible q me enciendan la luz ; cuando era pequeña, sino me ponían la mano en la cara no me dormía, ahora soy yo la q me pongo la manita en la cara XDD
  • @laplumavoladora ¿ver la tele antes de dormir cuenta?
  • @MariaLovesTweet no puedo dormir con naaaaaada de luz, y si no puedo conseguir que el cuarto esté oscuro oscuro, duermo con antifaz! ; yyy abrazada a algo, sea una persona o una almohada!
  • @Duranial Yo meto el brazo bajo la almohada, pero me estoy quitando la manía
  • @iMiamca Para dormir me coloco como si estuviera metida dentro de un ataud 。・ω・。 manos cruzadas y todo
  • @elultimorey taparme hasta la cabeza si hace frio y no puedo ver luz.
  • @maykiyah yo jugueteo con el pelo muchísimo antes de dormir :)
  • @Eme_chan tengo una manía mientras duermo: intentar permanecer dormida 😉

Como algunos de mis seguidores de Twitter sabrán, por motivos laborales en los últimos días no he dormido apenas, y ahora mi cuerpo está pasando factura en forma de ojeras, calambres y un cansancio brutal. Os digo, niños: NO toméis ejemplo de mí, si tenéis algún trabajo que terminar acostaos pronto, levantaos temprano y seguidlo, porque estar hasta las tantorras de la madrugada sólo servirá para que lo hagáis a desgana, cansados y os equivoquéis en el último minuto.

Reivindico desde aquí: esforzáos todo lo posible en todo lo que hagáis, pero recordad dedicar tiempo a descansar cuando lo necesitéis; porque no hay nada más bello que una mujer descansada, fresca y radiante 😉

P.D: yo también tengo mis manías al dormir, no me escapo xD: casi siempre doblo la pierna derecha hasta apoyar el pie sobre la rodilla izquierda; también necesito estar enganchado a algo, en Invierno a las sábanas, y en Verano acabo a veces enganchado a la almohada, acabando con unos dolores de cuello cojonudos T___T. Ah, para relajarme antes de dormir me gusta echarme una partida rápida con la DS o la PSP, normalmente juegos de lucha o de tiros.

WordPress Themes