Posts tagged: libertad

El S.e.x.o y n.o.s.o.t.r.o.s

Hoy quiero tratar un tema que normalmente se suele evitar o del que se habla con sutilezas, indirectas y evasivas. Sí, señores, voy a hablar de SEXO.

El SEXO, ese tema que a todos en algún momento nos da “corte” tratar y que nos pone a veces en situaciones incómodas. El SEXO es el tema más variable y voluble que puede tratar el ser humano, al poderse contemplar desde muchos puntos  de vista distintos: el puramente fisiológico, el biológico, cinematrográfico, romántico, animal… Porque sí, nos duela lo que nos duela, el ser humano es un animal, y por muy racionales que seamos tenemos unos instintos que nuestro cuerpo demanda satisfacer. Ayer, planteando este tema, lancé al ruedo de Twitter una cuestión. Ante la pregunta “¿El SEXO es bueno y mola o no?“, el pueblo respondió:

  • @dejandomarcas sex rocks ^^
  • @Duranial Mola, no hay más huevos XD
  • @Klarilis es bueno y mola mazo ^^
  • @Nefutari Pues claro que es bueno…
  • @Joanetto Por supuesto que es bueno y mola.
  • @elultimorey El SEXO es bueno, sano y mola. Siempre y no se llegue a esto http://bit.ly/bvrMxp #imagengif XD
  • @RBenages si alguien te dice que no, merece la pena capital

De ahí derivamos a una nueva pregunta: “Entonces, ¿por qué nos escondemos/avergonzamos/bajamos la voz al hablar de SEXO? Si es tan bueno…

  • @dejandomarcas seréis vosotros porque yo no ^^!!. VIVAN DOMINGOS Y DOMINGAS!!!!!
  • @Klarilis no deja de ser una parte privada de cada uno ^^
  • @Nefutari Simplemente por tabu social, creo yo….pero ya no lo va siendo tanto.
  • @iMiamca Nos reprimieron demasiado y durante muchos años tiempos atrás ´w` y eso tarda en curarse…
  • @RBenages Tabú social. Debido a los muchos años de represión, que ha sufrido este país. Sería una de tantas posibles respuestas.

Quizás Rocío Benages en su última respuesta ha dado con la clave de todo: hemos pasado muchos, muchísimos años reprimidos por una moral que, por alguna razón que nunca he alcanzado a entender por qué se piden determinadas cosas; claro, el día que le hemos hecho un corte de mangas a esa moral que ha satanizado todo lo SEXUAL por todos los medios durante siglos [que, por cierto, también ha resultado ser la mayor hipocresía de la historia] estamos “recuperando el tiempo perdido“, pero de forma bastante torpe.

A ver, ¿qué es eso de que “los niños vienen de París“? Está claro que no vamos a ponerles a nuestros hijos de 5 o 6 años una película porno diciendo “hijo, así se hacen los niños“, pero es hora de que entendamos de que con 10 años, o antes a veces, un niño [y por extensión una niña, no empecemos con bibianadas] sabe cómo funcionan las cosas, pero a medias. Lo que hay que hacer en esa época no es huir, sino informar; no pagarles los condones, sino explicarles para qué sirven y su importancia, y a partir de ciertas edades dejar de pensar que son tiernos e inocentes angelitos, especialmente en el caso de las niñas [sí, si yo tengo niñas seguro seré el padre más cromañón del mundo, y seguramente con mi hermana sea tres cuartos de lo mismo cuando llegue el día]. Y no sólo hablo de niños: los más creciditos tampoco lo sabemos todo, lo que nos obliga a aprender casi continuamente; no es sólo saber para enseñar, sino también para nosotros mismos, porque he escuchado cada barrabasada a ciertos adultos que me hace pensarme seriamente si no vivimos en una pequeña prolongación del siglo XIX…

Tratar el SEXO como una “guarrería” o como algo “sucio” es algo que atenta contra nuestra propia naturaleza. Tened la mente abierta y no os avergoncéis por ser, como decía Freud, animales SEXUALES, y usad esa racionalidad que nos hace únicos para darnos cuenta que no por pensar dejamos de ser animales. Y si no me creéis, pensad en las numerosas obras de arte que éste ha motivado, como la estatua que encabeza este post.

Espero que en alguna línea de este bíblico texto hayáis encontrado algo que os cultive como seres humanos. Y sí, he puesto la palabra SEXO y todos sus derivados en mayúsculas a posta, para escandalizar a la gente que pretendo que cambie su punto de vista, y de paso para saber cómo andáis de matemáticas contando cuántas veces pronuncio SEXO a lo largo de estos párrafos… que, por cierto, son ocho veces 😛

WordPress Themes